Edició 2005

Descripció

Su relación era preciosa…. Llevaban 12 años juntos, como cualquier
pareja habían tenido sus altibajos, pero se llevaban bien,
parecían hechos el uno para el otro. Habían pasado juntos unos
años mágicos.
EL solo se encontraba bien al lado de ELLA. En cualquier otra situación
EL se sentía desnudo, aburrido, le faltaba vida.
ELLA solo podía estar con EL, porqué EL era el mejor: no había
nadie más perfecto, con tanto encanto como EL.
EL se ponía sus mejores galas cuando ELLA llegaba. Lo que más le
gustaba a ELLA era poner música y disfrutar de su relación con EL.
Y a EL le encantaba, parecía hecho para disfrutar de ELLA…
Ese día tenían una cita… pero ni EL ni ELLA sabían que sería la última.
Alguien, de forma déspota y sin conocer lo que ELLA sentía por
EL, ni lo que signifi caba ELLA para EL decidió cortar la relación,
por lo sano, sin despedidas, sin posibilidad de reconciliación.
Esa cita fue la mejor… pero fue la última.


Es difícil –imposible- resumir un año de gresca en tan solo
unas líneas. Es por ello que me limitaré a dar una visión –mi
visión- de lo que fue aquella gran Telecogresca. Es injusto
hablar solo de un día, de unas horas, cuando en realidad te
refi eres a un año. Pero la gresca, como las fallas, quema en
unos minutos el trabajo de un año; y los gresqueros, como
los falleros, cuando más disfrutamos es cuando nuestro trabajo
es pasto de las llamas, una vez al año. Por eso, hablaré
solo de aquella noche de magia, nuestro último encuentro
con nuestro Sot, como refl ejo de ese año 2005 que encumbró
a la Telecogresca como un festivalón de éxito.
2005 tenía que ser un año clave para el devenir de las actividades
de la Asociación… y sin duda lo fue. Tras varios
aciertos, tras una farra hasta la bandera, tras una Festa de
Día inolvidable con la continuación natural del Chivi, Manolo
Kabezabolo, debía ser una Telecogresca inolvidable.
La expectación era máxima. Un cartel de auténtico lujo,
envidia de cualquier festival que se precie, era solo la guinda
a un año inolvidable, lleno de grandes momentos. Dos
escenarios, esta vez dos escenarios de verdad. Alternativa
ya nunca más sería un dj y cuatro pasados dándolo todo.
Alternativa se había convertido por méritos propios en una
descarada propuesta que nada tenía que envidiar al escenario
“grande”.
Tras un esfuerzo titánico de todos los capos y machacas
todo estaba dispuesto para comenzar a su hora. Todo el
mundo en su posición; mucha, muchísima gente en la puerta
esperando, nervios, carreras, preparativos de última hora,
llamadas, no hay entradas, insultos, stress al fi n y al
cabo. No creo que en 30 años la hora anterior a abrir
puertas haya cambiado mucho.


La cosa empezó fuerte: arriba Extraperlo ponía los primeros
acordes a la banda sonora de aquella calurosa noche de
abril. En el escenario grande los Cheb Balowski lo dieron
todo enfundados en camisetas de gresca e hicieron bailar a
propios y extraños con sus pegadizos ritmos multiculturales.
“Gran fi chaje” comentaba un capo de música entre sus
contertulios, razón tenía.
La gente poco a poco tomaba posiciones en el Sot, que
cada minuto que pasaba olvidaba su habitual apariencia de
aparcamiento de absurdos camiones. Las barras a reventar,
las guixetas sacando humo, la puerta colapsada presidida
por el cartelón de “Entradas Agotadas”, reventa… todo
funcionaba en el habitual caos ordenado que es la gresca.
El plato fuerte de alternativa –Sidonie- se presentó para
convertir en poco menos de dos horas el escenario pequeño
de la gresca en una entidad propia que año tras año acogería
a mejores artistas y a más gente. Mientras, el buen
hacer de La Fuga hacía disfrutar a un público ya de por sí
muy entregado.


Y después el grupo más consagrado del cartel: Seguridad
Social, un verdadero homenaje al hit, un concierto hecho
fi esta popular. 12000 gargantas afónicas al ritmo de Chiquilla
o Comerranas. Impresionante, piel de gallina, sin
palabras. Por su parte, An Der Beat en su segunda aparición
telecogresquera mostró todo su potencial en un concierto
inolvidable.
Un mal sabor de boca dejó el malogrado Sideral en su misteriosa
a la par que absurda espantada. Aún así, su inesperada
ausencia fue suplida por los dj de la casa FlaiG & Zuri
que, con una solvencia encomiable, llevaron a la locura
a los amantes del Techno. “Como se lo curra el Sideral”
comentaba un frenético desinformado a su compañero de
baile.
Para cerrar, con el sol despuntando en el horizonte, los increíbles
Delinqüentes dieron todo un recital. Nadie
como los jerezanos para cerrar una fi esta. Nadie como
ellos para hacer bailar hasta la extenuación a cualquiera
que no sea sordo.
Quizás era la mejor manera de acabar con la relación entre
el Sot y la Telecogresca. Un público gozoso bailando al son
de los primeros rayos de sol, el amanecer de aquella Puesta
de Sot. Con esa imagen quiero cerrar este bello capítulo de
la historia Telecogresquera, que si bien fue inolvidable, no
fue más que el preludio de otra época grande que también
deberá escribirse con letras doradas en este álbum de fotos
en forma de recuerdos desordenados que es esta revista.
El Sot está puesto, pero a la Telecogresca le quedan amaneceres
para rato. Al empezar este artículo quería no ponerme
excesivamente nostálgico. Al releer veo que no lo
he podido conseguir. Valga pues este lacrimógeno párrafo
para dar un fuerte abrazo a todos los que de alguna forma
u otra pusieron su pequeño grano de arena para hacer posible
aquella gresca’05 en particular y cualquier otra en
general.
Chavales, se os quiere!
EL se llamaba SOT
ELLA se llamaba GRESCA

Detalls

  • Data: 29/04/2005 0:00:00
  • Lloc: Sot del Migdia
  • Artistes:
  • La Fuga
  • Seguridad Social
  • Los Delinqüentes
  • Il puto musicante
  • Cheb Balowski
  • ClickerPach
  • Sideral
  • Sidonie
  • An Der Beat
  • Zuri and Flai G
  • Extraperlo
  • Wakannaka